Visión de los Mercados


El segundo trimestre de 2022 (Q2'22) fue extremadamente difícil tanto para la renta variable como para la renta fija. Como señalamos el trimestre pasado, la mayor consecuencia de la guerra en Ucrania y los bloqueos de COVID en China ha sido que los mayores precios de las materias primas y las restricciones en las cadenas de suministro ejercieron presión sobre la inflación general, lo que obligó a la Fed y a otros bancos centrales a adoptar políticas monetarias más agresivas.

La inflación general de EE. UU., medida por el IPC (índice de precios al consumidor), alcanzó el 8,6% interanual en mayo, la lectura más alta desde 1982. Después del final del trimestre, el IPC de junio aumentó aún más hasta el 9,1%, ya que los precios de los alimentos y la energía han subido dramáticamente en el último año. Si bien la métrica de inflación preferida por la Reserva Federal (la “Fed”), el “core PCE” (gastos de consumo personal), muestra una imagen menos alarmante con un aumento de 4,7% interanual en mayo, se mantiene muy por encima del objetivo de inflación del 2,0% de esta institución.

Durante el segundo trimestre del 2022 (T2'22), el dólar estadounidense (índice DXY) se apreció un 6,5% (arriba 9,4% para la primera mitad del año), la tasa de rendimiento del bono del Tesoro estadounidense a 10 años (UST10) aumentó 66 puntos básicos (pbs), cerrando junio en 2,98% (arriba 146pbs para la primera mitad del año); y el precio del barril de petróleo WTI aumentó 7% (arriba 43% para la primera mitad del año), cotizando a 107,8 dólares a fines de junio.

En junio, la Fed incrementó las tasas de corto plazo en 75 puntos básicos (pbs), el movimiento individual más grande desde 1994. Este importante aumento viene como resultado directo de las elevadas métricas de inflación realizada y, lo que es igual de importante, de un repunte en las expectativas inflacionarias. También en junio, el "dot plot" de la Fed mostró un ritmo mucho más rápido de aumentos de tasas esperados en el futuro, con la proyección mediana para la tasa de la Fed a fines de 2022 aumentando hasta el 3,4% en comparación con la expectativa de marzo de solo el 1,9%. A mediados de julio, los mercados están descontando un total de 8 aumentos adicionales de 25 pbs en 2022, lo que llevaría la tasa objetivo de la Fed a un rango de 3.50% a 3.75% para fin de año. Además, la reducción de la cartera de activos de la Fed comenzó en junio, al son de $ 30 mil millones por mes en bonos del Tesoro y $ 17,5 mil millones en valores respaldados por hipotecas. El “ajuste cuantitativo” (QT) de la Fed sirve para absorber el exceso de liquidez de la economía, aunque a un ritmo relativamente lento. Todos estos factores (subas de tasas, orientación de línea dura y QT) se combinan para demostrar que la única prioridad de la Fed en este momento es reducir la inflación. Aunque la Fed está tratando de reducir la inflación sin causar una recesión, los mercados están indicando que será una tarea muy difícil. La curva de rendimientos se ha invertido una vez más, con tasas a 2 años (3,10%) más altas que las tasas a 10 años (2,91%) para los bonos del gobierno de EE. UU., lo que el mercado a menudo toma como una indicación de la posibilidad de una recesión.

El pronóstico actual del PIB del segundo trimestre de 2022 (la métrica “GDPNow”) ahora es de -1,5%, y otros datos recientes han confirmado que la economía de EE. UU. se enfrenta a una desaceleración. A partir de junio de 2022, la previsión de la OCDE es que el PIB de EE. UU. aumente un 2,5% para 2022, por debajo del 5,7% estimado en 2021, pero sigue siendo positiva. Del mismo modo, el crecimiento proyectado para el PIB de la zona euro se ha rebajado al 2,7% para 2022, desde más del 4 % a principios de año.

Dado este contexto de tasas de interés más altas junto con la desaceleración del crecimiento mundial, las acciones cayeron, tanto en el segundo trimestre como en lo que va del año, con la compresión de los múltiplos de valoración ocupando un lugar central. Los índices P/E ahora son más atractivos, con un P/E basado en las ganancias estimadas para el año 2023 para el S&P 500 (acciones de gran capitalización de EE. UU.) de alrededor de 15,5 veces, lo que está en línea con el promedio histórico. Entonces, la pregunta clave es si el denominador "E" -ganancias- puede mantenerse mientras la economía se desacelera. En este frente, esperamos obtener mucho más color durante la temporada de reporte de ganancias del segundo trimestre de 2022, lo que les dará a las gerencias de estas empresas la oportunidad de brindar proyecciones actualizadas.

A nivel mundial, otros bancos centrales también se están embarcando en campañas de políticas monetarias restrictivas, y se espera que el Banco Central Europeo (el "BCE") aumente las tasas en 25 pbs en su reunión de julio, y señale un aumento adicional de 50 pbs en septiembre, así como que ponga fin a sus compras netas en el marco de su programa de compra de activos. El banco central suizo promulgó una subida sorpresiva de 50 pbs en junio, y el Banco de Inglaterra (el “BOE”) ha seguido subiendo los tipos. Esto deja a Japón como el último gran banco central que aún no se ha alejado de la política monetaria acomodaticia.

Fuera de la política monetaria, la guerra en Ucrania continúa, ya que el ejército de Ucrania continúa luchando contra Rusia en la sección este del país. Las sanciones contra Rusia se intensificaron aún más en T2’22, cuando Rusia incumplió un bono soberano ya que las sanciones hicieron imposible pagar su deuda, a pesar de tener nominalmente capacidad de pago. La OTAN llegó a un compromiso con Turquía que permitirá a Finlandia y Suecia unirse a esta alianza.

El crecimiento de China para el T2’22 se desaceleró a un apenas positivo 0,4%, en comparación con el 4,8% en T1’22, lo que demuestra el impacto de la política de cero COVID de China en su propia economía. China ha anunciado recientemente varias políticas de estímulo para impulsar el crecimiento en la segunda mitad del año.

A medida que el mundo se ha adaptado a los vientos en contra recientes, las materias primas comenzaron a estabilizarse. El petróleo se mantiene alrededor de $100 por barril ya que la OPEP anunció un pequeño aumento en los objetivos de producción y el crecimiento económico mundial se desacelera. Las materias primas como el trigo, el cobre y el níquel cayeron en T2’22, después de subir en T1’22.

Mirando hacia adelante, las condiciones económicas se están desacelerando en los Estados Unidos, pero es demasiado pronto para declarar que una recesión es inevitable. Es importante destacar que las tasas de desempleo se mantienen bajas, en 3,6% para junio, y es difícil ver un panorama de recesión sin un deterioro en esta métrica. Sin duda, la inflación y las valoraciones más bajas del mercado de acciones están afectando la confianza del consumidor, con lecturas en mínimos de varias décadas. Aun así, se sabe que las métricas de confianza son volátiles y no siempre predicen los comportamientos reales de los consumidores. Si los mercados financieros pueden mostrar cierta estabilidad, tanto en las tasas de interés como en las valoraciones de las acciones, creemos que existe la posibilidad de que la Fed logre un aterrizaje suave. A medida que nos acercamos a la segunda mitad del año, el enfoque del mercado puede cambiar a pronosticar el final de la campaña de alzas de la Fed, especialmente si seguimos viendo puntos de datos macro más suaves. Es probable que las próximas elecciones intermedias bloqueen cualquier legislación transformadora importante, como la política de energía verde de Biden o los aumentos de impuestos.

Aunque creemos que cualquier progreso hacia la resolución de la crisis Rusia-Ucrania probablemente beneficiaría más sustancialmente a las acciones europeas, en este momento hay pocos indicios de que alguna de las partes se incline a deponer las armas. Es posible que las batallas en el este de Ucrania se estén convirtiendo en una guerra de desgaste, y Europa ha comenzado a prepararse para reducir su dependencia del gas ruso durante el invierno.

Si bien la primera mitad de 2022 ha sido excepcionalmente difícil, esta revisión de precios crea una base más sólida para ganancias futuras. En términos de renta fija, esta clase de activos se encuentra ahora lo más atractiva que ha estado en muchos años, en nuestra opinión, con tasas del Tesoro a 1 año superiores al 3%, bonos corporativos de grado de inversión con un rendimiento cercano al 5% y bonos corporativos de alto rendimiento con un rendimiento superior al 8%. En resumen, los clientes enfocados en rentas finalmente pueden volver a encontrar bonos con flujos de caja atractivos. Mientras tanto, las valoraciones de las acciones también son mucho más atractivas, particularmente en las acciones de crecimiento que fueron las más afectadas. Las acciones que pagan dividendos son tradicionalmente más defensivas en una desaceleración económica y también pueden ser un buen lugar para los inversores que están preocupados por la posibilidad de una recesión. Como siempre, enfatizamos la necesidad de diversificación y paciencia para mantener la inversión a largo plazo a la luz de las condiciones recientes del mercado.



Retornos trimestrales y para la primera mitad del año 2022 (1)


Notas: Los rendimientos mencionados son en dólares y se refieren a los siguientes índices: Renta Variable: Empresas Americanas de Alta Capitalización (S&P 500), Empresas en Mercados Emergentes (MSCI EM), Empresas Europeas (MSCI Europe), Empresas Japonesas (MSCI Japan). Renta Fija: Gobierno Americano 10 años (BofAML US Treasury Current 10 Yr.), Soberana de Mercados Emergentes en dólares (JPM EMBI Global), Soberana de Mercados Emergentes en Monedas Locales (JPM GBI EM Global Diversified), Alto Rendimiento Americana (BofAML US HY Master II), Alta Calidad Americana (BarCap US Aggregate Bond) y Soberana de Mercados Desarrollados (JPM GBI Global Ex US). Fuente: Morningstar. (1) Rendimientos de las estrategias netos del costo estándar de asesoría de Amerant Investments y de los costos internos de los fondos mutuales.

La tabla anterior muestra los rendimientos para los dos primeros trimestres, así como para la primera mitad del año 2022.

El T2’22 vio una vez más rendimientos negativos en todas las clases de activos.

Como se mencionó en la sección anterior "Visión de los Mercados", el contexto de tasas más altas junto con la desaceleración del crecimiento global hizo que las acciones cayeran en el segundo trimestre incluso más que durante el primero, con la compresión de los múltiplos de valoración ocupando un lugar central. El Nasdaq (un índice accionario con un peso importante en el sector de tecnología) fue el índice más afectado en los EE. UU., con una caída del 30% durante la primera mitad del año, ya que las valoraciones de muchas empresas en crecimiento están ponderadas hacia futuras fuentes de ganancias. Con estas ganancias futuras descontadas a tasas de interés más altas, las valoraciones actuales disminuyeron. Las empresas americanas de alta capitalización en general se mantuvieron un poco mejor, pero cayeron un 20% en lo que va del año, lo que lo convierte a este en el octavo peor rendimiento de 6 meses y en el tercer peor rendimiento de un primer semestre (H1) para éstas al menos desde 1976.

Las tasas subieron, con los bonos UST a 10 años cayendo un 4,9% en el trimestre (-11,3% en la primera mitad del año), lo que provocó que los bonos de grado de inversión caigan 10.3% en H1’22, lo que convierte a este en el 3er peor rendimiento de 6 meses y en el peor rendimiento de un H1 para éstos al menos desde 1976.

La combinación de rendimientos pésimos durante el H1’22 tanto para las acciones como para los bonos también significó que este fue el peor rendimiento de un H1 desde 1932 para la proverbial cartera equilibrada 60/40.



Rendimientos para períodos que terminan el 30 de junio de 2022(2, 3)


(2) Desempeños basados en el rendimiento total de los fondos mutuales subyacentes, incluyendo reinversión de dividendos y apreciación del NAV de los fondos. Neto del costo estándar de asesoría de Amerant Investments y de los costos internos de los fondos mutuales. Los retornos pueden ser diferentes. Los desempeños históricos no garantizan desempeños futuros.

(3) Para el portafolio Dinámico, los rendimientos mensuales anteriores a noviembre de 2009 corresponden al portafolio de Renta y Crecimiento, que es la posición base del portafolio Dinámico. El Portafolio Dinámico comenzó en noviembre de 2009.



Portafolios Asesorados


Durante T2’22, la Cartera de Renta (Income Portfolio) registró su peor (sexto y séptimos peores para las estrategias de Renta y Crecimiento, la de Crecimiento y la Dinámica) resultado (1) trimestral desde que comenzó en junio de 2003.

La cartera de Renta (Income Portfolio) rindió -8,5% (-14,3% para el año 2022), la Cartera de Renta y Crecimiento (Income and Growth Portfolio) rindió -11,8% (-18,2% para el año), la Cartera de Crecimiento (Growth Portfolio) rindió -14.5% (-21,8% para el año 2022), y la Cartera Dinámica (Dynamic Portfolio) rindió un -11,9% (-18,3% para el año 2022).

Como se mencionó anteriormente, hubo pocos lugares donde esconderse este año, ya que los mercados se han enfrentado a cuatro vientos en contra importantes: inflación alta y persistente (exacerbada por la invasión rusa de Ucrania), política monetaria más restrictiva, tasas de interés en aumento y desaceleración del crecimiento económico. Durante el segundo trimestre, la confluencia de estos cuatro vientos en contra empujó a los mercados hacia territorio negativo.

Es posible que también haya visto actividad de compra y venta en todas las carteras a principios de mayo y principios de julio. Hemos realizado estos cambios para posicionar mejor las carteras para el entorno que describimos en la sección de “Visión de los Mercados” anterior.

Durante finales de abril y principios de mayo, en las carteras de Renta y en la de Renta y Crecimiento, redujimos la exposición al crédito (deuda de mercados emergentes y bonos de alto rendimiento) y aumentamos nuestra exposición a los bonos estadounidenses de grado de inversión. En ese momento, el UST10 estaba cerca del 2,9% y aprovechamos para agregar duración a estos niveles. Creemos que esta mayor exposición a la duración ahora servirá como un seguro para carteras diversificadas en momentos de creciente aversión al riesgo. En la cartera de Renta, también redujimos ligeramente nuestra exposición a bonos denominados en monedas extranjeras de países desarrollados y añadimos bonos estadounidenses a corto plazo, ya que esperábamos una mayor fortaleza del dólar estadounidense a corto plazo. En la cartera de Crecimiento, aumentamos ligeramente la exposición a las acciones de crecimiento de gran capitalización de EE. UU. (el área más golpeada en lo que iba del ano a finales de abril entre la renta variable), financiada por una reducción en las acciones de valor de pequeña capitalización de EE. UU.

A fines de junio y principios de julio, reemplazamos en la cartera de Crecimiento a uno de nuestros gestores de bonos de grado de inversión de EE. UU. por uno que es más “core”, es decir, con menos exposición al crédito y a la deuda de mercados emergentes, por lo que también aumentamos ligeramente nuestra exposición a los bonos del gobierno de EE. UU. En los niveles actuales de UST10 (cerca del 3%), estamos empezando a ver más valor de protección al agregar bonos del gobierno de EE. UU., lo que esperamos funcione bien si las preocupaciones por una eventual recesión aumentan.

Hemos posicionado las carteras de manera más defensiva para estar mejor preparados para resistir un entorno de mayor volatilidad debido a los continuos temores de recesión y riesgo geopolítico, y para aprovechar lo que, en nuestra opinión, será una fortaleza continua del dólar a corto plazo.


Como siempre, nos tomamos en serio la confianza depositada en nosotros. Día a día continuamos siguiendo muy de cerca todos los eventos y las reacciones de los mercados, permaneciendo siempre listos para ajustar los portafolios.

Para obtener información más detallada con respecto a nuestra visión de los mercados o al desempeño de su portafolio asesorado, por favor comuníquese con su Consultor de Inversión de Amerant Investments llamando sin costo al 0 (800) 100-5985.

Atentamente,
Amerant Investments, Inc.
amerantbank.com


Avisos Importantes:

Los portafolios modelos ofrecidos por AMTI y descritos en este material invierten exclusivamente en fondos mutuales. Antes de invertir, debe considerar cuidadosamente los objetivos de inversión, riesgos, cargos y gastos de los fondos subyacentes del portafolio que ha seleccionado. Por favor comuníquese con AMTI para requerir el prospecto de los fondos que contiene ésta y otra información importante. Por favor lea detenidamente el prospecto antes de invertir. Rendimientos pasados no garantizan rendimientos futuros. El valor de las inversiones varía y por lo tanto el monto recibido al momento de la venta pudiera ser mayor o menor al invertido originalmente. Retornos actuales pudieran ser mejores o peores que los presentados en este material informativo.

La información provista es de naturaleza general. Rendimientos pasados no son garantía de rendimientos futuros. A pesar de que la información presentada ha sido obtenida de fuentes consideradas como confiables, no nos hacemos responsables por su exactitud. Amerant Investments Inc. ("AMTI") no provee asesoría, recomendación o patrocinio de ningún emisor o título-valor en particular. Ninguna parte de lo anterior debe ser considerada una oferta de venta o la promoción de una oferta de compra de títulos valores. Miembro FINRA/SIPC, Asesor de Inversiones Registrado. AMTI no provee asesoría legal ni de impuestos. Consulte con su abogado o profesional de impuestos en relación a su situación particular.