Visión de los Mercados


Mucho ha cambiado desde nuestra perspectiva para 2022 publicada en enero. La trágica guerra en Ucrania ha resultado en un shock global de materias primas, lo que hará que la inflación sea aún más persistente de lo esperado. El impacto difiere mucho según la región, y los bancos centrales han reaccionado con cambios restrictivos en sus políticas.

En solo unas pocas semanas, la amenaza de una invasión rusa de Ucrania se ha convertido en realidad. Aunque la invasión ya era esperada, la escala fue mayor de lo que muchos anticiparon y la incertidumbre que ha creado continúa sacudiendo los mercados globales. Poco después de la invasión rusa de Ucrania, la Unión Europea, los Estados Unidos y sus socios internacionales impusieron sanciones sin precedentes al sistema financiero ruso, incluido el Banco de Rusia (BCR).

La consecuencia más obvia del conflicto y de las sanciones es que los precios más altos de las materias primas ejercerán una presión alcista sobre los niveles generales de precios que ya están aumentando a su ritmo más acelerado en décadas. Otra consecuencia, también inflacionaria, es la interrupción y posible bifurcación de las cadenas de suministro y de los sistemas de pago globales. El crecimiento europeo se verá más afectado debido a los estrechos lazos económicos de la región y la dependencia del gas y petróleo rusos. Rusia y Ucrania representan un pequeño porcentaje de la economía mundial, pero tienen un papel crucial en el suministro de energía a Europa y en la agricultura mundial. Más allá del riesgo de interrupciones en las cadenas de suministro relacionado con la guerra, existe la posibilidad de que se manipule el suministro de materias primas con fines de estrategia bélica. Rusia y Ucrania son importantes productores de paladio, que se utiliza en muchas aplicaciones industriales, y de gas neón, que se utiliza en la producción de semiconductores. En los mercados emergentes (MEs), los exportadores de materias primas deberían beneficiarse, aunque los precios más altos de las materias primas tenderán a aumentar las presiones inflacionarias que ya son altas en la mayoría de las economías de los MEs.

Durante el primer trimestre del 2022 (T1'22), el dólar estadounidense (índice DXY) se apreció un 2,8% (arriba 6,4% durante el año pasado), la tasa de rendimiento del bono del Tesoro estadounidense a 10 años (UST10) aumentó 80 puntos básicos (pbs), cerrando marzo en 2,32% (arriba 59pbs en el 2021); y el precio del barril de petróleo WTI aumentó 33% (arriba 56% en el 2021), cotizando a 100,5 dólares a fines de marzo.

Como se esperaba, la Reserva Federal (la “Fed”) incrementó las tasas de corto plazo en un cuarto de punto porcentual (25 pbs) en su reunión de marzo, la primera subida de tasas desde finales de 2018. Aún más importante, la Fed comunicó un nuevo nivel de línea dura en términos de futuros aumentos de tasas, así como un "ajuste cuantitativo", afirmando que podrían aumentar las tasas en medio punto porcentual en su reunión a principios del próximo mes y comenzar a reducir su cartera de activos de $ 9 billones como parte de su esfuerzo más agresivo en más de dos décadas para frenar las subas de precios. El tono agresivo de la Fed hizo que los rendimientos del Tesoro aumentaran significativamente, particularmente en la deuda a más corto plazo, lo que provocó una inversión en la curva de rendimientos (cuando las tasas a 2 años son más altas que las tasas a 10 años para los bonos del gobierno de EE. UU.) por primera vez en años. Aunque la inversión de la curva de rendimientos se ha revertido desde entonces, los rendimientos de los bonos del Tesoro de EE. UU. siguen siendo mucho más altos en toda la curva que los niveles de principios de 2022.

El giro agresivo de la Fed tomó a los mercados algo por sorpresa, hizo subir las tasas y causó una corrección importante en los precios de la renta fija. Una de las principales preocupaciones es que tal enfoque (la Fed interviniendo para combatir la inflación) podría desencadenar una recesión. Las tasas se dispararon al alza, con los bonos del gobierno americano a 10 años cayendo un 6,8%, que es el peor trimestre para los rendimientos de éstos desde 1980. A fines de abril, se esperan 10 aumentos más de 25 pbs en lo que resta de 2022, lo que acercaría la tasa objetivo de los fondos federales al 3% para fin de año.

A fines de marzo, el viceprimer ministro chino, Liu He, esencialmente prometió la implementación de políticas favorables al mercado que deberían impulsar el crecimiento económico. El principal comité de política financiera de China entró en acción. Prometió aliviar las medidas restrictivas contra las empresas de tecnología, apoyar el maltrecho mercado inmobiliario y estimular la economía. A eso le siguió rápidamente la intervención del banco central del país para debilitar el yuan y el gobierno se distanció del ataque de Rusia a Ucrania para minimizar el riesgo de provocar la ira de Joe Biden y las posibles sanciones de Estados Unidos. Xi luego señaló un cambio en una estrategia de lucha contra el COVID de larga data al comprometerse a reducir su impacto económico. También dijo que cualquier acción regulatoria debería estar mejor coordinada y no debería amenazar la estabilidad, por lo que no sólo se debe esperar más transparencia y menos sorpresas en torno a las próximas regulaciones, sino también menos regulación de hecho en el futuro. Luego de estas dramáticas intervenciones de Beijing, la peor venta masiva en los mercados chinos desde 2008 se convirtió en una recuperación histórica, catapultando a las empresas de tecnología del país que cotizan en los EE. UU. a un repunte nunca antes visto. El Banco Popular de China recortó recientemente los encajes bancarios en 25 puntos básicos para estimular una economía que se ha visto afectada por los desafíos relacionados con el COVID. Se trata de un recorte más conservador de lo previsto, aunque los responsables de la política monetaria dejaron la puerta abierta para más relajación monetaria.

Los elevados niveles de incertidumbre ensombrecen las perspectivas a medida que la economía global se enfrenta a un shock que es negativo para el crecimiento y probablemente estimulará una mayor inflación. La gama de resultados tras la invasión de Ucrania por parte de Rusia es imposiblemente grande. No se puede descartar la posibilidad de una escalada militar por parte de Rusia, a través de tácticas de guerra no convencionales o la invasión de los países bálticos y otros países de la OTAN. Otros resultados posibles, como una tregua negociada o la cesión de algún territorio ucraniano a Rusia, podrían conducir potencialmente a una reducción de la guerra y condiciones de mercado más tranquilas.

Los riesgos de recesión han aumentado, pero los inversionistas en acciones deben tener cuidado de no reaccionar de forma exagerada cuando la curva de rendimientos se invierte por primera vez. Es una señal de alerta, pero no una gran herramienta de timing del mercado a corto plazo. Vale destacar que incluso en los casos en que los 2s10s (tasas de 2 años superiores a las de 10 años) anunciaron correctamente una recesión, el tiempo promedio desde la inversión hasta el comienzo de la recesión fue de unos 15 meses, y el pico de los mercados de renta variable se produjo en promedio 13 meses después, tras una ganancia de casi el 22%.

No es la primera suba de tasas del ciclo lo que suele importar para la renta variable, sino la última. De hecho, el diferencial entre los rendimientos del Tesoro estadounidense a 10 años y a 3 meses se ha ampliado recientemente, lo que sugiere que podríamos evitar una recesión. Los bancos centrales desarrollados, especialmente la Reserva Federal, aún pueden diseñar un aterrizaje suave, o “soft landing”.

Las condiciones económicas siguen siendo generalmente benignas en los Estados Unidos, con un mercado laboral con muy bajo desempleo, y los principales indicadores económicos mostrando lecturas sólidas. Además, las acciones en general se han vuelto más atractivas para los inversionistas dado el importante retroceso que experimentaron recientemente.

En este momento, la economía estadounidense se encuentra en una batalla entre las fuerzas que impulsan el crecimiento y las fuerzas que lo arrastran hacia abajo. ¿Cuáles apoyan el crecimiento? Primero, la continua reapertura de COVID-19. Los estadounidenses todavía están en proceso de volver a la normalidad, pero aún no están completamente allí. En segundo lugar, la política monetaria sigue siendo muy laxa. Incluso si la Fed sube las tasas “solo” en 2,25 puntos porcentuales este año, las tasas de interés reales seguirán siendo negativas y la política monetaria no será restrictiva. En tercer lugar, las tasas impositivas siguen siendo relativamente bajas y es probable que permanezcan de esa manera. Legislación transformadora importante parece poco probable. Mientras tanto, la economía también enfrenta algunos obstáculos. La Guerra Rusia-Ucrania y los cierres en China representan más interrupciones en las cadenas de suministro y la Administración Biden está aumentando las regulaciones, lo que aumenta los costos de hacer negocios.

Finalmente, creemos que cualquier progreso hacia la resolución de la crisis entre Rusia y Ucrania probablemente beneficiaría de manera más sustancial a las acciones europeas.

Ahora, más que nunca, reiteramos la importancia de mantenerse diversificado. Un mundo donde las tasas de interés no están cayendo es más difícil para todos los inversionistas. En este contexto, es muy probable, en nuestra opinión, que las fuentes de rentabilidad futuras sean muy diferentes a las del pasado.



Retornos para al año 2021 y para el primer trimestre del 2022 (1)

Notas: Los rendimientos mencionados son en dólares y se refieren a los siguientes índices: Renta Variable: Empresas Americanas de Alta Capitalización (S&P 500), Empresas en Mercados Emergentes (MSCI EM), Empresas Europeas (MSCI Europe), Empresas Japonesas (MSCI Japan). Renta Fija: Gobierno Americano 10 años (BofAML US Treasury Current 10 Yr.), Soberana de Mercados Emergentes en dólares (JPM EMBI Global), Soberana de Mercados Emergentes en Monedas Locales (JPM GBI EM Global Diversified), Alto Rendimiento Americana (BofAML US HY Master II), Alta Calidad Americana (BarCap US Aggregate Bond) y Soberana de Mercados Desarrollados (JPM GBI Global Ex US). Fuente: Morningstar. (1) Rendimientos de las estrategias netos del costo estándar de asesoría de Amerant Investments y de los costos internos de los fondos mutuales.

La tabla anterior muestra los rendimientos para el primer trimestre de este año, así como los del año 2021.

El primer trimestre de 2022 vio rendimientos negativos en todas las clases de activos, excepto en las materias primas. La renta variable europea, profundamente afectada por el conflicto en Ucrania, registró la rentabilidad más baja con una caída de 7,2%. La energía fue el sector de renta variable mundial con mejor rendimiento en el primer trimestre (+21,5%).

Las tasas se dispararon, con los bonos del gobierno americano a 10 años cayendo un 6,8%, que es el peor trimestre para los rendimientos de estos desde 1980.

El dólar estadounidense se fortaleció un 2,8 %, lo que resultó ser un obstáculo adicional para los activos denominados en monedas extranjeras.



Rendimientos para períodos que terminan el 31 de marzo de 2022(2, 3)

(2) Desempeños basados en el rendimiento total de los fondos mutuales subyacentes, incluyendo reinversión de dividendos y apreciación del NAV de los fondos. Neto del costo estándar de asesoría de Amerant Investments y de los costos internos de los fondos mutuales. Los retornos pueden ser diferentes. Los desempeños históricos no garantizan desempeños futuros.

(3) Para el portafolio Dinámico, los rendimientos mensuales anteriores a noviembre de 2009 corresponden al portafolio de Renta y Crecimiento, que es la posición base del portafolio Dinámico. El Portafolio Dinámico comenzó en noviembre de 2009.



Portafolios Asesorados

Durante T1’22, todas las carteras arrojaron pérdidas (1). La cartera de Renta (Income Portfolio) rindió-6,4% (-0,1% para el año 2021), la Cartera de Renta y Crecimiento (Income and Growth Portfolio) rindió -7,2% (4,3% para el año), la Cartera de Crecimiento (Growth Portfolio) rindió -8.6% (7,7% para el año 2021), y la Cartera Dinámica (Dynamic Portfolio) rindió un -7,3% (4,0% para el año 2021).

No hemos realizado ningún cambio en las carteras en T1’22 pero estamos implementando cambios a partir de este escrito, a fines de abril. Los repasaremos en la próxima edición de esta publicación.

Como siempre, nos tomamos en serio la confianza depositada en nosotros. Día a día continuamos siguiendo muy de cerca todos los eventos y las reacciones de los mercados, permaneciendo siempre listos para ajustar los portafolios.

Para obtener información más detallada con respecto a nuestra visión de los mercados o al desempeño de su portafolio asesorado, por favor comuníquese con su Consultor de Inversión de Amerant Investments llamando sin costo al 0 (800) 100-5985.

Atentamente,
Amerant Investments, Inc.
amerantbank.com


Avisos Importantes:

Los portafolios modelos ofrecidos por AMTI y descritos en este material invierten exclusivamente en fondos mutuales. Antes de invertir, debe considerar cuidadosamente los objetivos de inversión, riesgos, cargos y gastos de los fondos subyacentes del portafolio que ha seleccionado. Por favor comuníquese con AMTI para requerir el prospecto de los fondos que contiene ésta y otra información importante. Por favor lea detenidamente el prospecto antes de invertir. Rendimientos pasados no garantizan rendimientos futuros. El valor de las inversiones varía y por lo tanto el monto recibido al momento de la venta pudiera ser mayor o menor al invertido originalmente. Retornos actuales pudieran ser mejores o peores que los presentados en este material informativo.

La información provista es de naturaleza general. Rendimientos pasados no son garantía de rendimientos futuros. A pesar de que la información presentada ha sido obtenida de fuentes consideradas como confiables, no nos hacemos responsables por su exactitud. Amerant Investments Inc. ("AMTI") no provee asesoría, recomendación o patrocinio de ningún emisor o título-valor en particular. Ninguna parte de lo anterior debe ser considerada una oferta de venta o la promoción de una oferta de compra de títulos valores. Miembro FINRA/SIPC, Asesor de Inversiones Registrado. AMTI no provee asesoría legal ni de impuestos. Consulte con su abogado o profesional de impuestos en relación a su situación particular.